¿Quieres escribir un post que cambie tu vida?

Conseguir redactar un post que lean millones de personas, multiplique su base de seguidores por mil, y le abra las puertas a nuevas oportunidades de negocio es el sueño de todo blogger.

Pero, ¿cómo se escribe un post que se vuelva incontrolablemente viral?

Producir la viralidad no es algo fácil. Sí existen algunos factores comunes en los contenidos que se vuelven virales, pero replicarlos no siempre garantiza el éxito. Algunos de estos factores son:

  • La originalidad (que sea algo que no se haya leído todavía en ningún otro sitio).
  • El timing (que aparezca en el momento adecuado. Algunos posts se vuelven virales años después de crearse, porque cuando nacen no es aún el momento adecuado).
  • La diversión (que entretengan y sean fáciles de consumir).
  • La universalidad (cuanto menos de nicho sea un post y más grande sea el público al que puede impactar, más fácil es que se vuelva viral).
  • La influencia (si un post es escrito o difundido por personas que ya tienen una audiencia cautiva o una influencia elevada, es más fácil que se viralice).
  • El valor (el post tiene que ser valioso, enriquecer realmente al que lo lee y enseñarle o aportarle algo).
  • El canal (el post se vuelve viral cuando se difunde en el canal adecuado).

Lamentablemente, contar con todos estos factores no garantiza al 100% que tu post se vaya a volver incontrolablemente viral.

Pero tranquilo. No te vengas abajo todavía. Existe una fórmula que, sumándole estos factores, te llevará muy cerca del éxito. El resto dependerá únicamente de la diosa Fortuna.

La fórmula consiste en seguir los siguientes 3 pasos:

Investigar / Estructurar / Difundir

Si llevas a cabo una buena investigación, y averiguas qué interesa a tu público, continúas con una adecuada estructuración de tu contenido para crear el post adecuado para ese público, y finalizas con una buena estrategia de difusión para hacer que tus potenciales lectores sepan que existe, estás del otro lado.

Veámoslo en profundidad.

FASE 1: INVESTIGAR

Para escribir un post que se vuelva incontrolablemente viral, es necesario que conozcas lo que desea tu público. De qué tiene hambre.

Existen varias formas de hacerlo:

1. Ten los ojos abiertos

Fíjate en tus redes sociales. ¿Cuáles son los posts que más difunde tu audiencia? ¿Cuáles se expanden como la pólvora? Un vistazo rápido en Twitter, Facebook, Linkedin, o agregadores como Mktfan o Menéame puede ayudarte a tener una idea.

También te recomiendo que utilices Medium, porque te va a dar muchas referencias (aunque sea en inglés) de los posts y temas que mayor aceptación tienen en este momento. Identifica donde está la demanda. Es cambiante, y el interés que en determinado momento se genera puede desaparecer un mes después.

2. Piratea la atención: la técnica del newsjacking

Otra buena opción es Google Trends, que te permite hacer una técnica que a mí me encanta: el newsjacking.

El newsjacking consiste en aprovecharse del ruido de una noticia para piratearlo y subirse a la conversación. Puedes apropiarte de los focos y la atención si de pronto aportas algo de muchísimo valor al tema del que más se está hablando.

“Si eres lo suficientemente listo para reaccionar a una noticia de última hora muy rápidamente, proveyendo contenido adicional creíble en un blog o tweet que destaque la palabra clave del momento, puedes ser recomensado con la bonanza de la atención mediática.” David Meerman Scott.

Por ejemplo, cuando Donald Trump salió elegido presidente, fui el primero en hablar de la estrategia de marketing que le había llevado a la victoria en el post 6 lecciones de marketing de Trump y su victoria. El resultado: más de 1,500 veces compartido en redes sociales, 3,473 visitas al post en las primeras 24 horas, y un posicionamiento top en buscadores para la búsqueda “marketing Trump”, por delante de páginas de alta autoridad como Forbes o el Huffinton Post, que reaccionaron más tarde.

Más de 1500 shares en redes sociales

Más de 1500 shares en redes sociales

El newsjacking me ayudó a posicionarme en el top

El newsjacking me ayudó a posicionarme en el top

Además, al compartir este artículo a mi lista de suscriptores, la campaña consiguió un porcentaje de clics y aperturas muy superior a la media habitual de la lista.


¿Por qué funcionó tan bien mi artículo sobre Trump? Porque estaba de rabiosa actualidad. Piratee la noticia con un contenido de valor, robé parte de los focos, y conseguí que el artículo se volviera incontrolablemente viral.

Usa Google Trends para saber de qué se está hablando en ese momento, y súbete al tren con contenido que aporte un punto de vista único sobre ese tema. Capta el interés de la gente y haz que se potencie por estar en boca de todos. Fíjate en la gráfica que proporciona la herramienta, y analiza si el pico de ruido ya pasó o apenas está comenzando y explotando.

Google Trends te muestra las tendencias de búsquedas del momento

Google Trends te muestra las tendencias de búsquedas del momento

También puedes usar los Trending Topics de Twitter para descubrir que temas están en plena ebullición, y subirte a la ola.

Los Trending Topics de Twitter son también una buena referencia

Los Trending Topics de Twitter son también una buena referencia

En definitiva, en esta fase lo que te va a ayudar a crear un post incontrolablemente viral es estar al tanto de lo que pasa en el mundo. Tienes que saber de que habla la gente y percibir de qué se va a hablar en las próximas semanas antes que nadie. Así, podrás liderar la conversación con tu propio contenido. No es fácil hacerlo y no siempre se puede, pero si logras encontrar un espacio para tu voz, darás un paso de gigante.

Saber de que habla la gente te permitirá liderar la conversación con tu propio contenido. Haga clic para Tweet

FASE 2: ESTRUCTURAR

Una vez que has decidido el tema del que vas a hablar, tienes que ponerte a hacerlo.

Ponte a escribir.

Yo tardo aproximadamente unas 4 horas en producir un post de éxito. En mi caso, la longitud de estos se suele situar entre las 1,200 y las 3,000 palabras. Para un post más corto, puedes tardar algo menos, pero en general por debajo de las 500 palabras al post le puede faltar robustez. En cualquier caso, ese es el tiempo que tardo desde que encuentro el tema del post, hasta que programo su difusión final en redes sociales.

Lo sé, es bastante tiempo, pero en promedio es lo que yo necesito para:

1. Diseñar la estructura del contenido:

Por lo general los posts se dividen en introducción, desarrollo y conclusión / resumen.

Mientras que la introducción y la conclusión apenas suelen tener un par de párrafos cada una, es en el desarrollo donde la cosa se complica. También donde sucede la magia.

Antes de escribir, trato de estructurar perfectamente el artículo, colocando de forma esquemática las ideas que voy a usar, acomodándolas y tratando de que sigan un orden lógico que mantenga arriba la atención del lector sin perderle por el camino.

Para este trabajo mi herramienta favorita es Evernote, porque me permite hacerlo cómodamente, en cualquier lugar, se sincroniza entre todos mis dispositivos… y además puedo editar en todo momento mi documento, construyendo sobre el primer esquema el cuerpo de mi post.

2. Escribir el primer horrible borrador: 

Después de diseñar la estructura, me pongo a escribir.

En ese momento, escribo de forma primitiva. Desde dentro. No me preocupo de estilos, ortografía, gramática, o sentido. Escribo con el corazón, sacando lo que yo sé y puedo aportar personalmente al tema. Algunas veces es bastante, porque domino de lo que hablo, mientras que otras no puedo desarrollarlo demasiado sin apoyarme en una investigación posterior. Pero en esta fase no me preocupa demasiado. Solo me importa escribir e ir moldeando mi artículo.

Cuando termino, tengo SIEMPRE un texto espantoso delante, que necesita una edición profunda. Pero también tengo un texto que plasma perfectamente mi intención e ideas. Mi creatividad. Es lo que Ann Handley llama el “horrible primer borrador”, que aunque siempre es horroroso, es lo que hace único a mi artículo.

3. Investigar y potenciar:

Habitualmente, al escribir mi “horrible primer borrador”, detecto algunas partes que necesitan más punch.

Puede que necesite diseñar una imagen que explique visualmente lo que quiero decir, o que tenga que ilustrar el texto con algún pantallazo. O quizás necesite investigar ese subtema en mayor profundidad, leyendo otras publicaciones o estudios… Sea como sea, casi siempre hay partes que necesitan un mayor detalle del que yo puedo sacar directamente de mi cerebro. Potenciar el contenido es lo que hago en este tercer paso.

Algo que mejora también mucho un texto es el uso de citas de otros autores, que asocian mis ideas con su credibilidad y aumentan la fuerza de mis argumentos.

4. Editar:

Antes de seguir, quiero darte un tip importante que a mí me funciona de maravilla.

Tras escribir y potenciar mi “horrible primer borrador”, me gusta dejar al menos 24 horas de espacio que oxigenen mi visión del artículo. Tras ese tiempo, soy capaz de releerlo con una visión más fresca, y detectar mejor las partes que no funcionan.

En muchas ocasiones, por ejemplo, el primer párrafo no aporta absolutamente nada al contenido. Me doy cuenta de que es algo que solo he escrito para ayudarme a comenzar. Es superfluo y generalmente lo puedo borrar sin afectar al post. Otras veces, las ideas no se entienden bien en el orden que están colocadas, y necesito reubicarlas.

En cualquier caso, todo eso es más fácil de ver si he dejado que pase un poco de tiempo entre el “horrible primer borrador” y la edición.

Si te das 24h de espacio antes de editar tu post, detectarás mejor las partes que no funcionan. Haga clic para Tweet

Si estás haciendo newsjacking, puede que no dispongas de tanto tiempo (ni es recomendable que lo dejes), pero trata al menos de darte 30 minutos de desconexión entre el “horrible primer borrador” y la edición. Vete a dar un paseo o sal a comer, y deja que tu cerebro respire.

Ten en cuenta que la parte de tu cerebro que utilizas para crear y la que usas para editar no son la misma. La primera es creativa y emocional, y su fuerte es sacar de dentro tu personalidad y plasmarla en forma de ideas. La segunda es analítica, racional, y entra en juego para darle a tu texto la forma adecuada, que se entienda, y eliminar lo que no necesite. Poner espacio entre ambas fases te ayudará a desconectar la primera y permitir que la segunda se active.

“Esas personas que ves como “grandes escritores” son generalmente escritores terribles en su primer borrador. Pero aquí está su secreto: Son excelentes editores de su propio trabajo.” Ann Handley

5. Revisión final: 

Después de haber editado mi post, hago una revisión final. En ella analizo el texto en detalle. Es en este momento cuando corrijo ortografía, gramática y vocabulario, correcciones más pequeñas que no requieren de tanto esfuerzo por mi parte, si no únicamente mi atención.

Si se repiten varias palabras en un mismo párrafo, busco sinónimos que lo enriquezcan. O utilizo alguna metáfora si detecto que alguna idea no se entiende tan bien. Y me preocupo de que la ortografía, la conjugación de los verbos, y la concordancia gramatical estén absolutamente perfectas.

Puedes haber escrito un gran texto, pero si tienes pésima ortografía o una gramática pobre, este perderá completamente su efecto.

6. Subida a la plataforma:

Una vez que tengo mi texto final, con todas las imágenes ilustrativas, lo subo a mi WordPress. Puede que tú uses otra plataforma para publicar tus posts, pero la idea es la misma.

Subo el texto, y lo configuro perfectamente para ser descubierto y leído.

Lo optimizo para SEO, con los subtítulos (H1, H2, H3) perfectamente definidos. Justifico los párrafos (ayuda a la lectura). Agrego enlaces externos e internos. Subo las imágenes con un texto alternativo relacionado con mi post. Etc.

En esta etapa defino dos elementos fundamentales para que un post se vuelva incontrolablemente viral: el título del mismo, y la imagen que lo acompaña.

En primer lugar, busco un título que por sí solo genere un interés. Algunos que siempre funcionan son:

Los “CÓMO”:

  • Cómo [lo que sea]
  • Cómo ser [lo que sea]
  • Cómo [lo que sea] sin [lo que sea]
  • Cómo [lo que sea] y [lo que sea]
  • Cómo [hacer lo que sea] en [X minutos / días / horas]
  • Cómo [hacer lo que sea] como un [genio / jefe / profesional / experto / etc.]

Las LISTAS:

  • [X] formas de [hacer lo que sea]
  • [X] formas de [hacer lo que sea] cuando [situación que sea]
  • (Las/los) Top [3 / 5 / 10 / 50 / 100] [lo que sea]
  • [X] pasos para [lo que sea]
  • [X] consejos para [lo que sea]
  • [X] [adjetivo muy llamativo] [hechos o elementos] que [alguien] debería conocer
  • [X] citas de [personas famosas / tema interesante] que te permitirán [resultado deseado]
  • [X] [hechos o elementos] que cambiarán tu vida para siempre
  • [X] cosas que no sabías sobre [tema / persona / elementos]
  • [X] cosas que debes recordar cuando [lo que sea]
  • [X] cosas que solo [grupo o público que sea] entenderá
  • [X] cosas que [grupo o público que sea] hacen de forma diferente

Otros títulos que funcionan genial:

  • ATENCIÓN: [lo que sea]
  • Por qué [acción / cosa] es/será el [opinión / predicción]
  • [Pregunta que sea] Así es como lo resuelves
  • La guía definitiva de/para [lo que sea]
  • La guía de [grupo / persona famosa] para [lo que sea]

*Sacado de Headline Hacks, de Jon Morrow.

Otras técnicas, como acompañar tu título de números raros (27, 39, 6…), o de adjetivos superlativos y poco utilizados (como el de este artículo que tú mismo estás leyendo), son un plus para conseguir que tu post se lea y se comparta.

A la hora de elegir la imagen destacada, me gusta crear las mías en Photoshop. Esto me lleva un poquito más de tiempo, pero me asegura que mi imagen sea única. Si tú también quieres crear las tuyas propias, pero no manejas Photoshop, la herramienta online de diseño Canva puede ayudarte a lograrlo en minutos.

En el caso de que no quieras crearla, siempre puedes buscar imágenes en Internet para ilustrar tu post. Flickr, Freepik, bancos de imágenes o Google pueden ofrecerte muchas soluciones. Solo acuérdate de dar el crédito adecuado a las personas que las tomaron (si son gratuitas y tienen permisos de uso por atribución), o de pagar los derechos de uso si eliges imágenes de pago.

Busca una imagen que represente adecuadamente el título de tu post, pero que ni esté demasiado trillada ni sea demasiado evidente. Algo que sea original, inspirador, y genere curiosidad. Recuerda: si a ti te llama la atención, es muy probable que a alguien más también le pase.

Una vez que tengas tu imagen seleccionada, súbela a tu plataforma como imagen destacada, y diseña las distintas adaptaciones para redes sociales. Cada red tiene un tamaño recomendado para las imágenes que se comparten; respétalo siempre que te sea posible. Así tu contenido se verá perfectamente en cada canal y generarás más tráfico.

7. Publicación:

Bien. Ya has subido tu texto definitivo a tu web, has elegido una imagen y título adecuados, y lo has dejado perfectamente optimizado para que su lectura e indexación. Solo te queda darle a publicar, y empezar a moverlo para que se vuelva incontrolablemente viral.

FASE 3: DIFUNDIR

Puedes tener el post más interesante y fantástico del mundo. Pero, si no lo difundes, pueden pasar años hasta que alguien lo descubra – en serio, a diario se viralizan contenidos geniales que se publicaron años antes.

Para difundir tu post, cuentas con varios amigos fantásticos – y, lo mejor de todo, gratuitos:

  • Las redes sociales
  • El correo electrónico
  • Los agregadores de noticias
  • Las plataformas de contenido
Da igual que tu post sea fantástico. Sin difusión, puede tardar años en ser descubierto. Haga clic para Tweet
Las redes sociales

Antes de moverlo en redes sociales hazte la siguiente pregunta: el público más interesado por mi contenido, ¿dónde está?

Por ejemplo, si quieres que tu post se vuelva incontrolablemente viral, generalmente no es buena idea empezar por moverlo en Instagram. Instagram es una red fantástica para dar a conocer contenidos visuales, pero no tanto para llevar tráfico a una web o que el contenido se replique. Twitter, Facebook o Linkedin pueden funcionarte mucho mejor para estos fines.

Escribe el mensaje adecuado para cada una de las redes. No copies y pegues el mismo texto en todas. El formato, el tono, y la forma de consumir cada canal son diferentes, y tratarlas a todas por igual puede que te haga ganar unos minutos, pero te hará perder efectividad y posibilidad de viralización.

En Twitter utiliza hashtags para facilitar que tu post sea descubierto (imprescindibles, de hecho, si estás haciendo newsjacking). Emplea textos cortos, destaca el título y el mensaje clave, y no olvides incluir la llamada a la acción (léelo, descúbrelo, haz click…). Añadir emojis y saltos de línea te puede ayudar a sobresalir un poquito más entre los tweets de los demás, así como utilizar imágenes.

Haz pruebas. Publícalo a diferentes horas. El tiempo de vida medio de un tweet es de 16 minutos, y no toda tu audiencia se conecta a la misma hora. Difunde tu contenido a distintas horas del día, y analiza en que momento generas una mejor respuesta.

En Facebook puedes desarrollar más tu texto, pero no debes hacerlo mucho más. Usa dos o tres líneas máximo. Haz preguntas que interpelen a tu audiencia y le obligue a detenerse a leer. Pídele que haga clic y vaya a tu web a leer más. No olvides el título de tu post (que con tanto mimo has elegido) y la imagen para acompañarlo. Y, si la audiencia orgánica que tienes en Facebook es pequeña, no tengas ningún miedo de promocionarlo. Invierte 5 o 10 USD y dirige tu publicación al público que creas que va a interesarse más por la misma. Ayuda a tu contenido a ser incontrolablemente viral con un pequeño empujoncito.

En Linkedin, sé conciso. Recuerda que estás en una red profesional, así que destaca el beneficio clave de leer tu post y no te vayas por las ramas. Incluye la llamada a la acción, y el enlace al mismo (generalmente, ya saldrá con tu imagen destacada ilustrándolo).

Como norma general, es aconsejable compartirlo a primera hora de la mañana (antes de que la gente empiece a trabajar) o a última de la tarde, ya que son los momentos de picos de audiencia en Linkedin.

Si piensas que tú contenido puede interesar a tus contactos, no dudes en enviárselo a través de mensajes privados. Todas las redes te lo permiten. Invítales a leerlo y a darte su opinión mediante un mensaje personalizado para cada uno de ellos. No copies y pegues el mismo mensaje, porque lo notarán, y si tú no estás dispuesto a tomarte el tiempo de escribirles un mensaje, ¿por qué deberían tomarse ellos el tiempo de leer tu post y compartirlo?

Por último, si crees que tu post puede interesar a algún influencer en particular, no dudes en etiquetarlo y ayudarle a descubrirlo. Sin spammear, de forma amable y sincera, pídele su opinión y transmítele que crees realmente que puede ser algo que aprecie. Si es realmente un curador de contenido y tu contenido es realmente bueno, agradecerá que se lo hayas hecho llegar.

El correo electrónico

El viejo email es una de las mejores formas de lograr que tu post se vuelva incontrolablemente viral. En mi caso, fue este canal el que disparó las visitas y la viralidad del post de Trump. Enviar contenido de alto valor, en el momento adecuado, a personas que estén interesadas en él, y de forma directa a su buzón de correo es una técnica infalible.

Para incrementar la efectividad, asegúrate de elegir un asunto que haga que tu correo destaque entre las decenas de correos que recibirán ese día. En el cuerpo del mail mantén el mensaje simple, sin muchos adornos. Actúa como si estuvieras enviando un correo a una sola persona, porque realmente es una sola persona la que lo recibirá en su buzón. Habitualmente, cuando envías un correo a alguien, no le pones miles de dibujitos, colores ni fotos, ¿verdad? Vas al grano, eres conciso y utilizas texto plano. Es más feo, pero más efectivo. Haz lo mismo.

257% más de clics en el segundo que en el primero.

257% más de clics en el segundo que en el primero.

Si no cuentas con una lista de suscriptores (¿a qué estás esperando para empezar a captarlos?), puedes enviar el correo a tus amigos, contactos o clientes. Invítales a leer tu último artículo, y a compartirte sus opiniones. Y pídeles que, si les gusta, lo compartan a su vez. Pero únicamente, claro, cuando pienses que les va a interesar. Si le mandas a tu abuelita el último post sobre como armar embudos de conversión avanzados para la captación de leads en el sector aeronáutico, seguramente te diga que está fantástico (¡ay! ¡que listo es su nieto! ¡y que guapo!), pero difícilmente se convertirá en algo incontrolablemente viral.

Los agregadores de noticias

Los agregadores de noticias, como Reddit, Mktfan o Menéame, son una buena forma de difundir contenido de alta calidad, y convertirlo en algo incontrolablemente viral. Los usuarios de estos lugares votan y reconocen a los mejores contenidos, y al hacerlo aumentan su visibilidad dentro del portal, logrando que su consumo se incremente exponencialmente.

Sin embargo, esto solo sucede si realmente tu post es de alta calidad. De lo contrario, el efecto puede ser demoledor. Estos lugares son absolutamente intolerantes con el contenido plano, comercial o sin valor, y cuando lo detectan pueden iniciar contra ti un ataque despiadado de trolls. Úsalos con responsabilidad.

Las plataformas de contenido

Por último, aunque tu post principal esté publicado en tu blog o tu sitio web, no desaproveches la oportunidad que ofrecen otras plataformas de contenido. A través de ellas puedes llegar a nuevas audiencias.

Medium o Pulse, por citar algunas, te permiten publicar tus posts directamente, abriendo un nuevo canal de consumo y facilitando su viralidad dentro de las mismas. Esto puede multiplicar los impactos y la potencial difusión.

Como estrategia, puedes dejar que el post viva uno o dos días en tu blog de forma exclusiva (salvo en el caso en que estés haciendo newsjacking), y después añadirlo a estas plataformas para multiplicar su alcance. Si incluyes un enlace al final del mismo que diga “Publicado originalmente en tal blog” podrás seguir llevando tráfico al mismo procedente de aquellos lectores que deseen ver más contenido tuyo.

Si quieres que tu post se vuelva incontrolablemente viral, definitivamente tienes que replicar su publicación en este tipo de sitios.

En definitiva…

…como ves, sí es posible conseguir que un post se vuelva incontrolablemente viral.

No es fácil, y podemos dar gracias a los dioses de que no lo sea. Si todos los posts fueran virales, ¿cómo lograríamos destacar?

Al final, todo consiste en seguir la máxima de Ivy Lee, “Hacerlo bien y hacerlo saber”. Si creas un post de calidad, único y tremendamente valioso, y se lo haces saber a tu audiencia… la chispa prende el fuego por sí sola.

Si te ha gustado este post y quieres saber más sobre blogging y generación de contenido, puedes recibir todas mis guías, tips y posts cómodamente en tu correo suscribiéndote a mi newsletter. Haz click aquí: Suscribirme.

Tu turno

Espero que estos consejos te ayuden a lograrlo. Por favor, no dejes de compartirme tu opinión y tu experiencia en la sección de comentarios, más abajo.

También puede interesarte...

Posted by jcarlossoto

  • ¡Buenísimo! Gracias por compartir tus trucos, por lo que veo no voy tan mal 😉 He comenzado a aplicar muchas de estas técnicas y me esta funcionando muchísimos. Como dices, no es fácil, toma su tiempo pero al final ves el resultado y das gracias de que pusiste ese poquito mas de empeño.

    • Feliciades Nathalia, en efecto! En gran parte es una cuestión de disciplina. Si la tienes, el resultado llega. Un abrazo y gracias por leer 🙂

  • Fernando Díaz Toca

    Muy buen post, adjuntado a Evernote para seguir sus consejos, sobre todo lo del horrible primer borrador. Qué razón tienes, escribes con las tripas y el corazón y luego como no te alejes del texto para verlo con más claridad a saber lo que sale de ahí. Y hablando de consejos: esos “COMO” son “CÓMO”, ¿no crees? Un saludo, ¡gran blog!

    • Gracias Fernando. Sin duda, no veas como mejoran las cosas cuando pones un poquito de tierra de por medio entre lo que sale el primer día y lo que editas el segundo.

      En cuanto a los “CÓMO”, toda la razón, llevan tilde diacrítica. Ya están corregidos 🙂 ¡Gracias por leer!

  • Patricia Uzcátegui Baptista

    Un millón de gracias!!! Excelente y nutritivo .

  • Pingback: BLOGOSFERA DE MARZO: LOS 10 MEJORES ARTÍCULOS DE MARKETING DEL MES | Asociación de Marketing de España()

  • Pingback: La importancia de contar historias - Cómo hacer un marketing memorable()

  • Pingback: Cómo generar tráfico desde Facebook sin hacer publicidad()