Como escalar de la nada al éxito en tu estrategia de Personal Branding

Contar con una estrategia activa de personal branding en medios digitales puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Hoy, lo primero que hacemos tras una reunión es investigar en Google o en Linkedin a esa persona que acabamos de conocer.

Sé sincero: a la hora de hacer un negocio, ¿quién te da más confianza? ¿Alguien que aparece como experto y confiable en varios medios, o alguien sin referencias? La reputación digital es como vestir la ropa adecuada: no será lo que te haga cerrar el trato, pero sí algo que sumará muchos puntos.

El mundo está lleno de extraordinarios profesionales que quieren dar un salto de calidad en su carrera, ser conocidos, que los inviten a eventos y aparecer en medios de comunicación, pero no saben cómo hacerlo. Si es tu caso, no te preocupes. Conozco a cientos de personas como tú cada mes. Mi trabajo es ayudarles a conseguirlo. Y lo consiguen.

Todo lo que necesitas es una buena estrategia de personal branding digital.

Estarás pensando que para mí es muy fácil, porque me dedico a esto. Probablemente tengas razón. Internet es mi medio natural. Me siento como pez en el agua en redes sociales, y mi blog es mi segunda casa. Sin embargo, te aseguro que el camino es el mismo para todos.

Existen siete pasos que, si los sigues con rigor, constancia y dedicación, te guiarán inevitablemente al éxito con tu marca personal. No me los saco de la manga: los he comprobado una y otra vez, a lo largo de cientos de consultorías y mentorings con profesionales de todos los ámbitos. ¡Es más, los compruebo día tras día conmigo mismo!

Te aseguro que si sigues estos siete pasos, tú también tendrás un posicionamiento digital brutal.

Paso 1: ¿Qué necesitas?

Lo primero es contar con los recursos adecuados para lanzarte al estrellato. Solo necesitas tres cosas.

1. Un perfil en las redes sociales adecuadas.

Tienes que estar en redes sociales.

A veces es buena idea separar lo personal de lo profesional. A nuestros amigos no siempre les interesa demasiado a lo que nos dedicamos. Pero si prefieres no manejar tantos canales y tener todo junto, ten presente que todo lo que publicas en redes sociales lleva tu firma y tu cara. Eres 24 horas la voz de tu marca, 365 días al año. Tu comunicación debe mantenerse impecable.

Nunca publiques nada en redes sociales que no publicarías en un anuncio de 18 metros cuadrados en la calle más transitada de tu ciudad.

2. Un contenido de calidad y propio

Te van a conocer por lo que dices. Tu contenido te representa.

Ofrece un contenido que tu audiencia perciba de calidad, y no publiques nada como tuyo que no lleve 100% tu firma. No hay nada más horrible que un fraude.

La originalidad y la calidad son los factores del éxito.

3. Un sitio web bien armado

¿Te imaginas una gran marca sin un buen sitio web? Lo mismo pasa contigo.

Entérate: has dejado de ser una persona normal y corriente. Ahora, eres una marca. Y como marca necesitas una web donde tu público pueda encontrarte, contactarte, leerte, conocerte… y posicionarte en buscadores.

Una web bien diseñada y planificada, optimizada para móviles, con una navegación amigable y cuyo protagonista seas tú, es todo lo que necesitas para triunfar.

Para tu #PersonalBranding solo necesitas una web, buen contenido y estar en redes sociales. Haga clic para Tweet

Paso 2: Define quien eres

¿Sabes cuál es la función de un arquitecto, o un ingeniero? Calcular, planificar, y diseñar todo antes de construir. Es lo que hace que las cosas funcionen. Una comunicación sin planificación tampoco consigue resultados. Nunca hagas nada sin tener un plan.

Desde el inicio de los tiempos, el ser humano se ha planteado dos grandes preguntas existenciales: ¿Quién soy? y ¿A dónde voy?

Antes de publicar nada, tú también tienes que preguntarte quién eres.

  • ¿Cuál es tu área de especialidad?
  • ¿En qué tema o temas te quieres posicionar como experto?
  • ¿Es realista tu aspiración?

Si eres un gran chef, pero quieres posicionarte como experto en astrofísica… bueno, tu curva de aprendizaje puede ser bastante larga.

¿Cuáles son tus fortalezas? ¿Qué te diferencia de otros profesionales? Descubre tus principales ventajas competitivas, y comunícalas. Conviértelas en el centro de tu marca personal. La competencia es enorme, saber en qué eres mejor que otros es ir un paso por delante.

Saber quién eres te ayudará a decantar todo lo demás.

Y también tienes que saber hacia dónde te diriges – como ves, esto del personal branding es bastante existencial -. Imagínate que sales de casa sin tener claro a dónde quieres ir. Lo más probable es que te pases el día dando vueltas por la calle sin sentido, pierdas el tiempo, y acabes sintiéndote frustrado por no haber llegado a ningún sitio.

Tienes que definir con la mayor claridad posible las metas que persigues con tu estrategia, y procurar que sean SMART (acrónimo de Específicas, Medibles, Alcanzables, Realistas, y definidas en el Tiempo). Si defines bien tus objetivos te será más fácil alcanzarlos.

Objetivos SMART

¿Quién quieres que te escuche?

Ya sabes quién eres y a dónde vas. ¡No está nada mal! Ahora, debes determinar a quien le vas a hablar.

¿Quién quieres que te escuche? ¿Buscas llegar a potenciales clientes? ¿O a otros colegas de profesión? Lo ideal puede ser impactar en ambos: los primeros te darán negocio, y los segundos reconocimiento.

Pero, ¿dónde puedes encontrarlos? Generalmente, empezar con Facebook es una buena idea (casi todo el mundo está en Facebook). Combina tu presencia ahí con actividad en otras redes donde creas que tu público objetivo podrá escucharte.

Explora espacios que aún no estén saturados. Muchos de los grandes gurús actuales crecieron más rápido porque fueron pioneros en algo. Tengo un buen amigo que es piloto de aviones, y le gusta hacer fotografías. Combinó ambas pasiones en Instagram, y ahora tiene miles de seguidores enamorados de sus fotos desde el aire.

Quién eres y cuál es tu meta, las dos respuestas que necesitas definir primero. Haga clic para Tweet

Paso 3: Define tu plan de contenido

Ya sabes de lo que vas a hablar y en que redes vas a hacerlo. Tienes un plan estratégico inicial de personal branding. ¡Felicidades! Estás por delante del 99% de tu competencia.

Es el momento de aterrizar tu plan de contenido.

Descubre tu formato ideal

Los formatos que vas a usar para comunicarte dependen de tus propias habilidades.

  • ¿Eres bueno escribiendo? Empieza con un blog (te recomiendo WordPress).
  • ¿Se te da mejor el vídeo? Empieza con un videoblog (en YouTube o Facebook).
  • ¿Tienes voz de locutor y no te gusta salir en cámara? Empieza con un Podcast.

Existe un formato ideal para cada uno de nosotros. Uno con el que nos sentimos más cómodos al principio. Para empezar, elige un solo formato protagonista, y apuesta por él. Más adelante, tendrás más músculo creativo, y podrás ir explorando cosas nuevas.

Adecua tu plan a tu vida

Estás empezando, así que procura ponértelo fácil. Tu diseñas tu plan de contenido, así que haz que encaje de forma natural con tu vida cotidiana. Si eres madre soltera con cuatro hijos, planificar sacar cuatro posts al día puede ser utópico. Sé realista con tu disponibilidad.

Analiza cuanto tiempo vas a poder dedicarle a tu personal branding, y define el ritmo que podrás seguir. Cuanto más frecuente seas publicando, más fácil llegarás a tu objetivo. Aunque no es solo una cuestión de cantidad: la calidad es imprescindible. Es mejor un contenido de alto valor semanal que 6 contenidos mediocres al día. De contenido mediocre ya está Internet repleto.

Una vez que determines cuanto vas a publicar, respeta tu plan SIEMPRE. Pase lo que pase. Eso hará que tus seguidores se acostumbren a ti, y esperen tus creaciones. Y que poquito a poco, vayas escalando posiciones en su Top of Mind.

Adaptar el ritmo de creación de contenido a tu vida diaria te ayudará a alcanzar tus metas. Haga clic para Tweet

Organizarte reduce por diez el esfuerzo

Para mantener la frecuencia, la organización es clave. Calendariza tu trabajo por etapas.

  • Día 1: Grabar / escribir.
  • Día 2: Editar / postproducir.
  • Día 3: Publicar / difundir.

Si eres capaz de hacerlo todo en un mismo día, genial. Aunque te recomiendo poner un poco de aire entre la escritura y la edición. Darle oxígeno refrescará tu mirada sobre tu propio contenido antes de publicarlo. En mi caso, suelo dejar 24 horas entre el primer borrador y la edición final.

Programar la creación de contenido de forma sostenible hará que tus otras obligaciones no sean nunca una excusa.

TIP

Diseña tu calendario de publicación de las próximas 5 semanas, imprímelo y pégalo frente a ti, en la pared o en el refrigerador. Ponte plazos de entrega y oblígate a cumplirlos. Tener una fecha límite – y respetarla – impulsará tu productividad.

Paso 4: Ejecuta

La primera máquina que realizó un vuelo con motor no era tan maravillosa como un Airbus A-380. Pero funcionaba. Volaba – unos metros, al menos. Si los hermanos Wright hubieran esperado a tener algo totalmente acabado para intentar volar, probablemente hoy no cruzaríamos el océano en 6 horas.

Hecho es mejor que perfecto.

Uno de los riesgos de la planificación es caer en el “aún no está listo”. Cuando diseñamos nuestro plan, lo queremos todo tan perfecto que nunca parece un buen momento para empezar.

No planifiques eternamente. En cuanto tengas claro quien eres y quien quieres ser, a quien te vas a dirigir, en que canales, que temas vas a tratar y cuál va a ser tu plan de trabajo, lánzate al agua. Ponte a nadar. Cuanto antes comiences, antes llegarás a la meta.

Hecho es mejor que perfecto. Si piensas demasiado nunca empezarás. Lánzate. Haga clic para Tweet

Sé tu propio entrenador personal

Llevar una estrategia de personal branding requiere construir hábitos. Supone incluir nuevas tareas en tu rutina diaria. Cuanto antes empieces a ejecutarlas, antes se convertirán en una costumbre.

Es probable que los primeros días te cueste un poco. Y, a pesar del entusiasmo inicial, los resultados pueden tardar en llegar. Ten paciencia. Visualiza mentalmente el resultado final para mantenerte motivado, y prémiate cada vez que termines una etapa. Lo importante es seguir caminando.

El pensamiento positivo es fundamental. Automotívate diciéndote a ti mismo “Puedo hacerlo”. Sé tu propio entrenador personal.

Si en algún momento te cuesta hacerlo todo tú solo, pide ayuda. Pídele a tu pareja que te grabe, o pelotea ideas con tu mejor amigo para salir del bloqueo. No dejes que nada frene tu escalada.

TIP

Una buena práctica para generar ideas es escribir cada día, en 5 minutos, 10 nuevos temas que se te ocurran sobre los que hablar / escribir. No los pienses mucho, y no juzgues si son buenos o malos. Solo saca ideas de tu pecho. Al cabo de cada semana, tendrás casi 100 temas nuevos que podrás depurar, y quedarte con 10-15 muy buenos para tus próximas publicaciones.

Paso 5: Difunde tu contenido

El objetivo de tu estrategia de personal branding es posicionarte. Cuanta más gente de tu audiencia objetivo te conozca y te siga, más posibilidades tendrás de generar un beneficio económico.

Para conseguir ese alcance deseado, debes contar con una estrategia de difusión adecuada.

No desdeñes ningún impacto en ningún canal. Es fácil caer en la tentación de publicar solamente donde “te ve más gente” o “te dan más likes”. Facebook, tan lleno de amigos y familiares, es un ejemplo habitual. Sin embargo, una estrategia multicanal es, a la larga, mucho más efectiva.

Empieza publicando tus posts en tu sitio web o en tu perfil de redes sociales principal. Luego replícalos en otros canales de menor audiencia, como Pulse, Medium o Google+. Puede que haya gente que no lea tu blog personal, pero sí llegue a tu contenido por algunos de estos canales. Quizá sea muy poca al principio, pero podrías lograr impactar justo en la persona adecuada.

Un amigo quería publicar sus artículos en alguna revista conocida. Llevaba escribiendo en su blog varios años, y contaba con varios miles de lectores habituales. Pero nunca había logrado llamar la atención del mundo editorial. Un día, decidió probar y publicar su último artículo en Pulse. Aunque uno de sus contactos de Linkedin lo compartió, solo lo leyeron 3 personas. Sin embargo, una de ellas era el director editorial de Forbes. Le gustó como escribía, y le invitó a colaborar en la revista.

Esos 3 impactos en Pulse le acercaron más a su objetivo que los miles que conseguía diariamente con su blog. Sin embargo, fue la costumbre de escribir diariamente en su blog lo que le entrenó y le preparó para Forbes.

Cuantos más canales utilices para difundir tu contenido, más posibilidades de que te vea exactamente quien deseas.

Un canal minoritario puede darte ese impacto que buscas. No ignores ninguno. Haga clic para Tweet

Adapta tu contenido a cada red

No es necesario que publiques siempre en tiempo real. Puedes programar tu contenido para que salga distintos días a distintas horas. Herramientas como Buffer o Hootsuite te permiten publicar con comodidad en tus perfiles sociales. Al usarlas, no repliques el mismo mensaje una y otra vez. Adáptalo a cada red para encajarlo en el tono de la misma. No hay nada más horrible que leer mensajes automatizados de alguien que sigues en distintos canales. Sé un humano, no un robot.

Cada red demanda un contenido diferente: Linkedin, más profesional y técnico. Facebook, más desarrollado, con un lenguaje más fresco. Twitter, más al grano, conciso, informativo, enfocado en las ideas clave. Instagram más visual y aspiracional.

En cada red también funcionan mejor distintos horarios. Piensa en como consume su tiempo en redes sociales el público al que te diriges, y publica para que coincida con sus periodos más activos. Cada público tiene hábitos de consumo diferentes, así que para acertar tendrás que observar y analizar su actividad con mimo.

TIP

Utiliza acortadores de enlaces, como bit.ly, para medir tu impacto en cada canal. Una buena idea es registrar un dominio corto y usarlo como acortador para posicionar aún más tu nombre. Por ejemplo, si te llamas Berto, usar Ber.to como dominio para tus enlaces cortos puede quedar muy chulo 😉

Paso 6: Mide y optimiza

Es muy importante que controles el desempeño de tu estrategia.

En el mundo digital todo se puede medir, así que MÍDELO todo.

  • ¿Cuánto impacto tiene tu contenido? Tráfico, respuestas, difusión…
  • ¿Cambia la respuesta cuando hablas de un tema o de otro? ¿Cuál genera más interés?
  • ¿Qué horas y días de la semana te funcionan mejor en cada canal?
  • ¿Qué canales funcionan mejor para cada contenido?
  • ¿Funciona mejor si el contenido es más corto o si es más largo?
  • ¿Funciona mejor el contenido más técnico o el más sencillo?
  • ¿Qué formato es más efectivo en cada canal?

Estás buscando posicionarte, así que tu indicador principal es el alcance. Cuanto más alto, mejor. Pero cuidado: asegúrate de que es alcance de calidad. Que realmente te sirve. Si buscas un impacto local, por ejemplo, no parece muy útil que te vean 50 millones de coreanos.

Generar interacción en redes sociales, incrementar tu posicionamiento en buscadores (mediante SEO), y la utilización de múltiples canales son algunas técnicas que te ayudarán a multiplicar ese alcance y a mantenerlo creciente y enfocado.

Si tu actividad se centra en tu sitio web, usando Google Analytics puedes saber todo lo que pasa allí. Que contenidos se han consumido más, que días recibes más tráfico, de donde proviene, si es recurrente o no…

Enlázalo con Google Search Console para saber como te vas posicionando en el buscador. Si las visitas llegan a tu contenido tras buscar palabras clave que te interesan, estás logrando el impacto adecuado.

Otro gran indicador de tu posicionamiento personal es el número de visualizaciones de tu perfil de Linkedin. Cuanto mejor posicionado estés, más consultarán tu perfil para ver quien eres, que has hecho y de donde vienes. Ten tu Linkedin perfectamente optimizado y a punto para cuando eso pase.

Los datos te permitirán mejorar tus acciones y optimizar tu esfuerzo. Mídelo todo. Haga clic para Tweet

Paso 7: Publicítate y relaciónate

Por mucho entusiasmo que tengas, es posible que al principio necesites un pequeño empujón para darte a conocer. Si puedes permitírtelo, haz una pequeña campaña pagada en redes sociales para promocionar tu contenido. Facebook Ads es una buena idea para empezar. Es sencilla, te permite segmentar tu audiencia con detalle, y casi todos los públicos se encuentran ahí.

Con el tiempo, tu posicionamiento orgánico y tu comunidad serán lo suficientemente grandes para no necesitar invertir en esto. Pero, al inicio, una campaña de contenido promocionado puede darte ese alcance que necesitas y que orgánicamente tardarías más conseguir.

Inbound Marketing vs Outbound Marketing

Pero ¡ojo! sin un contenido de calidad que promover, hacer una campaña solo será un gasto de dinero innecesario. Si tu contenido no vale nada, no le interesarás a nadie. No importa cuanto pagues. Ignorar un anuncio es muy fácil.

El dinero puede comprarte alcance, pero marcar la diferencia depende de ti. Asegúrate de que aprovechas cada uno de los impactos que consigues. Solo tienes una oportunidad para causar una gran primera impresión.

Construye una red de contactos

Otro factor de posicionamiento clave son las relaciones. Interactúa con otros bloggers o expertos que como tú se estén abriendo hueco en el mundo digital. Invítales a escribir o a participar en tus canales, y pídeles participar tú en los suyos. Así podrás llegar de forma rápida a nuevas audiencias que todavía no te conocen.

Además, al relacionarte, conseguirás que más gente ubique tu nombre y conozca tu especialidad. Puede que te inviten a participar en proyectos colaborativos y surjan nuevas oportunidades. Las redes sociales se caracterizan por su filosofía de trabajo en equipo, de apoyo entre todos y de competencia sana. Sumérgete en ella y aprovéchala para crecer.

Vive tu personal branding

Estos siete pasos te acercarán al éxito, pero nada sucederá si no te comprometes al 100% con la causa. Contigo mismo.

Tu estrategia de posicionamiento no es algo que puedas hacer solo durante una hora a la semana. No es una clase de pilates, o un curso de mandarín. Es tu leitmotiv. Tu vida a partir de ahora debe estar orientada a posicionarte.

Obsesiónate con tu crecimiento personal. Eres tu propia marca las 24 horas del día, y tienes que vivir como tal. Anota al instante cualquier idea de contenido que te surja (yo uso la app Evernote – A través de este enlace tendrás acceso a probar una cuenta Premium – para esto, y te la recomiendo), y no dejes nunca que ninguna circunstancia te frene. Aprovecha los tiempos muertos para crear. Busca nuevas relaciones. Ve a eventos. Prueba cosas diferentes y compártelo.

Convierte tu estrategia en eje de tu vida para llegar antes y con más fuerza a la meta. Haga clic para Tweet

Da a conocer tus perfiles de redes sociales entre tus amigos y contactos. Llegar a tu círculo de confianza más cercano constituye el primer paso para lograr un alcance orgánico elevado. Ellos son los primeros que están dispuestos a difundirte, a interactuar contigo y con tu contenido. Pídeles su feedback y hazles entender la importancia de que sean sinceros. Constituyen un panel de testeo inmejorable para ir optimizando tu estrategia a medida que creces.

No seas tímido. No pienses que por difundir tu contenido eres un presuntuoso. Tu objetivo final es posicionarte, que te conozca más gente. Libera tu ego y llega lo más lejos posible. En el camino al éxito no hay lugar para actitudes introvertidas o barreras autoimpuestas.

Confieso que, cuando comenzaba en esto, en ocasiones temí que alguien considerara estúpido lo que hacía. Por ejemplo, al grabar un vídeo pensaba en si la gente me criticaría por creerme una estrella de televisión.

Y siempre habrá quien piense así. Puede que por envidia, o porque no hay nada más humano que criticar al de al lado. No dejes que eso te afecte. Muchos otros – muchos más – estarán gratamente sorprendidos por lo que haces, y te lo dirán. Y cuando el crítico vea que estás triunfando, haciendo esas cosas que le parecían ridículas, empezará a cambiar de opinión y se acercará a ti. Querrá ser parte de tu cambio.

Al fin y al cabo, a todo el mundo le gusta sentirse cerca del éxito.

Si te ha gustado este post (¡eso espero!) y quieres saber más sobre marca personal, puedes recibir todas mis guías, tips y posts cómodamente en tu correo suscribiéndote a mi newsletter haciendo click aquí: Suscribirme.

CUÉNTAME, ¿CÓMO VAS A ENFOCAR TU ESTRATEGIA DE PERSONAL BRANDING? COMPÁRTELO CONMIGO EN LOS COMENTARIOS.

 

Lanza tu personal branding

También puede interesarte...