Recientemente en mis consultorías son muchas las personas que me preguntan si deberían hacer publicidad en Instagram.

Desde la apertura de la plataforma a las campañas de publicidad el pasado otoño, no son pocas las marcas que se han adentrado a explorar este nuevo terreno de promoción, con campañas de lo más heterogéneas y, en mi opinión, no todas tan afortunadas.

Mientras que algunas marcas si han entendido que el lenguaje en Instagram es diferente y que el público lo consume de otra forma y con otro mood, hay otras que simplemente se han dedicado a copiar y pegar lo que hacían en Facebook, sin molestarse en adaptarlo ni siquiera un poquito.

De esto tiene gran culpa la plataforma de publicidad, que es compartida con Facebook y que incluye a Instagram simplemente como una ubicación más dentro de las campañas que se crean para la primera. Se hace fácil por tanto elegirla “a ver que pasa”, utilizando los mismos textos e imágenes que para el newsfeed de Facebook, y luego decir aquel famoso “no funcionó”.

Pero si funciona, y muy bien, si logramos adaptar nuestro mensaje a los usuarios que lo van a ver.

Así que mandamiento número 1: cuando quieras crear una campaña de publicidad en Instagram, haz un conjunto de anuncios enfocado únicamente en esta red social. Selecciónala como única ubicación de tus anuncios, y diséñalos pensando en el público que los verá aquí: textos cortitos y directos, imágenes muy disruptivas y llamativas (olvida las genéricas y busca algo original, recuerda que Instagram es pura imagen, y que compites por la atención con maravillosos paisajes del mundo, deliciosos platos gourmets, millonarios con vidas de lujo y modelos en bikini despampanantes, ¡todos ellos fotografiados con cámaras de varios miles de euros!).

[bctt tweet=”Al crear una campaña en #Instagram, haz un conjunto de anuncios enfocado solo en esta red social”]

Pero tal vez te preguntes, ¿debe mi negocio hacer publicidad en Instagram?

La respuesta es sencilla: si tu público está en Instagram, sí. Existe una oportunidad para ti si es así. Los usuarios de Instagram son principalmente millenials maduros, es decir, de 25 a 35 años, aunque es verdad que la audiencia de este canal está evolucionando cada vez más hacia un público más adulto. Pero, hoy en día, ahí se ubica el core de los usuarios. Aunque la edad no lo es todo. De hecho, es solo el principio. Lo que importa realmente son los hábitos de consumo de tu buyer persona.

Pregúntate, ¿a mi público le gusta compartir fotografías de su vida? ¿Es amante de los selfies? ¿Busca imitar el estilo de vida de celebridades e influencers? ¿Le gusta la buena comida? ¿Le gustan los viajes únicos? ¿Le gusta compartir lo que hace, ve, come, viste, visita, y disfruta cada día y mostrárselo a los demás? En ese caso, sí, tu público está en Instagram. Y tú deberías estar.

Si esta regla se cumple, hay más motivos para que estés ahí.

¿Por qué deberías hacer publicidad en Instagram?
1. Amamos las imágenes

Los seres humanos amamos las imágenes. Mil veces más que los textos. Son más fáciles, son más cómodas y nos ayudan a visualizar más lo que hay en nuestra mente. Nuestro cerebro procesa las imágenes 60.000 veces más rápido que los textos. Es más, la mayor parte de la información procesada por nuestro texto, ¡es visual! Cuando vemos a nuestra pareja al despertar por la mañana, el color de la ropa que decidimos vestir ese día, la comida que elegimos comer o la peli que vemos antes de dormir. ¡Son imágenes!

Como animales visuales que somos, estamos acostumbrados a aprender mediante imágenes, y es por tanto más fácil captar la atención de alguien mediante las mismas que mediante un texto. Un texto requiere que el usuario se fije más, que lea, que interprete y lo construya mentalmente. Una imagen ya hizo el trabajo por él. Solo tenemos que encontrar y utilizar para nosotros “la vaca púrpura” de las imágenes, esa que destaque y sea diferente.

En Instagram, la imagen va primero, y debajo el texto, como un pie de foto. En Facebook funciona al revés: primero tenemos el texto, y la imagen lo ilustra. Esta sutil diferencia puede serlo todo.

[bctt tweet=”Nuestro cerebro procesa imágenes 60.000 veces más rápido que textos. Por eso Instagram es un éxito.”]

2. Es un terreno poco y mal explorado

Muchas, muchísimas marcas ya se anuncian en Facebook. Los usuarios nos hemos acostumbrado a ver la publicidad en esta red social y la mayoría de las veces la ignoramos. Instagram aún no está tan saturado, lo que ofrece una ventana de oportunidad abierta para aquel que la aproveche con conocimiento de causa.

Además, por suerte (o por desgracia), las marcas que se han anunciado en Instagram lo han hecho, en su mayoría, de forma deficiente. Así que aún podemos ser los reyes del timeline.

Ejemplos de grandes campañas de Instagram

3. La publicidad en Instagram es fácil de crear

Con Power Editor podemos crear nuestra campaña de Instagram en menos de 10 minutos. Esta simplicidad a la hora de crearla es un punto más a favor para probar esta red social, aunque lo mismo se puede decir de Facebook, ya que el manejo, el uso y la plataforma son exactamente las mismas.

El hecho de que utilicemos Power Editor para crearlas también nos permite comparar fácilmente como se está comportando la misma campaña en dos redes distintas (FB e IG), y nos ayudará a tomar decisiones y optimizar nuestra estrategia y presupuesto de publicidad con mayor facilidad.

[bctt tweet=”Power Editor nos permite comparar con facilidad resultados de campañas en 2 redes (FB & IG)”]

4. La publicidad en Instagram no es cara

Contrariamente a lo que se suele pensar, las campañas de Instagram no son caras. Cuando lanzamos Vilma y yo nuestro webinar el pasado mes de febrero, utilizamos Instagram para difundirlo. Los resultados fueron fantásticos (podéis verlos aquí debajo)

La publicidad en Instagram no es mas cara

5. Los anuncios no son intrusivos

A mí, particularmente, me encanta eso y espero que no cambie. La publicidad en Instagram no es intrusiva. Se mezcla y camufla en el feed de contenido entre el resto de fotos y vídeos de nuestros amigos y no molesta ni trata de llamar la atención más de la cuenta. Apenas un texto que dice “Publicidad” en la parte superior nos separa lo que es anuncio de lo que no. El resto parece exactamente igual. Claro, que esto supone un arma de doble filo: si los chicos de Mark caen en la tentación de saturar nuestro timeline, podemos acabar hartos de ver fotos y vídeos de gente y marcas que no nos interesan en absoluto. El punto de equilibrio, en este caso y como suele pasar siempre, asegurará el éxito.

[bctt tweet=”Los anuncios de Instagram están tan integrados que pueden pasar por otra publicación más”]

6. La segmentación es tan precisa como en Facebook

Las opciones de segmentación son las mismas que para Facebook, ya que bebe de la inmensa y monstruosa base de datos de esta red social para poder apuntar nuestras campañas al público que deseemos. Intereses, comportamientos, datos demográficos y geográficos están a nuestra entera disposición como anunciantes.

[bctt tweet=”Ventaja: Las campañas de Instagram aprovechan las inmensas opciones de segmentación de Facebook”]

¡Atrévete a probar!

Por todas estas razones, debes estar abierto a anunciarte en Instagram. No tengas miedo a probar, como ves es muy fácil crearlas y analizar los resultados. Empieza con un presupuesto bajito y haz un intento, pero planifica bien tu estrategia antes. Si no, no obtendrás resultados y pensarás que no es la red para ti, cuando quizás estés ante el descubrimiento de tu vida marketera 😛

Y tú, ¿te anuncias en Instagram? ¿Cómo te ha ido con esta red social? Te invito a dejar un comentario y compartir tu experiencia con todos, seguro que aprendemos algo de ella 😉

También puede interesarte...

Posted by jcarlossoto