Como usar vídeo en estrategia digital

El vídeo ha sido el formato de contenido digital protagonista en 2015, lo será aún más en 2016 y está previsto que para 2017 el 74% del consumo online sea audiovisual.

Es el contenido que más capta la atención del usuario, y además es también el que mejor se adapta al consumo mobile, que ya es donde a día de hoy pasa la mayor parte del tiempo el consumidor.

¿Te preguntabas de donde procede el éxito de los YouTubers, Viners o Periscopers? No es casual. Pero tú también puedes convertir el vídeo en tu mejor aliado para tu estrategia de content marketing.

[bctt tweet=”Para 2017 el 74% del consumo online será en formato vídeo”]

Como convertir el vídeo en la estrella de tu estrategia de content marketing

 

1. Cuenta tu historia y explica tu oferta

El vídeo es sin lugar a dudas el formato que mejor explica tus productos o servicios, ya que puede mostrar realmente como funcionan o en que consisten, y hace más fácil comprender su naturaleza.

Sin embargo, hay que prestar atención y no pecar de ser demasiado cuadrado. Cuenta una historia, emociona a la audiencia y transmite con experiencias a tu público porque deben contar contigo. Emplear la narrativa y el storytelling, abandonando discursos más corporativos, convencerá y hará entender a tu consumidor como puedes ayudarle.

Háblale en su idioma y muéstrale visualmente los beneficios de tu oferta, enséñale como su vida mejorará gracias a tu producto o servicio, y tendrás un cliente convencido más.

2. Crea vídeos cortos

Apuesto a que tu ritmo de vida es frenético. Te despiertas por la mañana, desayunas a toda prisa, te vistes y corres al trabajo, regresas, cuidas de tu familia, un poquito de tiempo de ocio y a dormir. Y así sucesivamente. ¿Cómo vas a sacar tiempo para ver vídeos entre tanta locura?

A tu público le pasa lo mismo que a ti. Por eso los vídeos cortos, con una duración de 10 a 20 segundos, se consumen mucho más que los vídeos que son más largos. No sólo se adaptan mejor a su ritmo de vida, también a su necesidad de inmediatez. No quieren que te andes con rodeos, exigen que vayas al grano, no tienen tiempo para más. Sintetiza, sé conciso en tus vídeos y transmite tu mensaje de forma clara, directa y efectiva.

Los vídeos más cortos no son sólo más fáciles de consumir, sino que son más proclives a ser compartidos y su tasa de viralización es mayor. Además, se adaptan a las especificaciones técnicas de la mayoría de redes sociales (Vine, 6 segundos mas., Instagram, 30 segundos max…) lo que multiplica su alcance y funcionalidad.

3. Conviértelo en protagonista de tu email marketing

Los emails que en su asunto llevan la palabra “vídeo” tienen una tasa de apertura un 19% mayor, y los que emplean vídeos en su contenido aumentan su CTR hasta un 65%. La lógica matemática de su uso es aplastante, ¿no?

Integrar un vídeo en un email no es sencillo, de hecho la mayoría de clientes no permiten su visualización y tu audiencia no podría reproducirlo. Pero existen técnicas para sacarle partido.

[bctt tweet=”Los emails que incluyen vídeos en su contenido aumentan su CTR hasta un 65%”]

Por ejemplo, una idea: podrías poner una captura de tu vídeo con un gran y llamativo botón de “Reproducir” encima, que vaya enlazado a una landing page donde el usuario pueda no sólo ver el vídeo, sino realizar la conversión que estemos buscando, conocer más sobre nuestro producto, etc… ¿Cuanta gente crees que hará click en el botón y cuantos de ellos crees que convertirán? Haz la prueba, te aseguro que te sorprenderá el resultado.

4. Pon tu vídeo a generar leads

¿Sabías que tus vídeos pueden ser grandes generadores de leads? Leads que luego te servirán para multiplicar el alcance de tu estrategia digital y de content marketing. ¿Suena bien, verdad?

Pues así es. Puedes utilizar tus vídeos para generar leads, siempre y cuando esos vídeos interesen tanto al público que sean capaces de entregar sus datos a cambio. Por ejemplo, un interesante webinar puede ser un gran producto a bajo precio (a cambio de un email). ¿Imaginas cuantos puedes conseguir?

Podemos usar un gating que solo permita reproducir el vídeo tras haber introducido nuestros datos, o técnicas diferentes como, por ejemplo, CTAs al final del vídeo (o pop-ups mientras se reproduce, pero esta técnica es tremendamente invasiva y molesta y no la recomiendo) que lleven a landing pages de conversión.

5. Apuesta siempre por la variedad

Tu audiencia es rica y heterogénea. No hay dos personas iguales, que se sientan igual o necesiten lo mismo. Tal vez el interés por tu producto sea una de las pocas cosas que tengan en común. O lo único.

No importa lo bien que conozcas a tu público, sus necesidades individuales y hábitos de consumo cambian cada día. Incluso cada hora. Por eso tus vídeos deben ser variados, diferentes, servir a diferentes metas y debes alternar su uso. Combina vídeos que entretengan y diviertan con vídeos que inspiren y emocionen, y entre medias mezcla algunos que expliquen o formen.

Cuanto más variada sea tu estrategia de video content, más alcance potencial serás capaz de alcanzar con ella.

Algunos consejos generales
  • Sé creativo, pero sé aterrizado: no te vuelvas loco con tus ideas, podrías acabar gastando dinero en algo que nadie entienda o a nadie le interese. Debes buscar la forma más creativa de contar tu historia, pero siempre enfocado en la mente de la audiencia, no en la tuya.
  • Determina un presupuesto y respétalo: una producción de vídeo no es barata, y cuando más elaborada más alto será su coste. Conoce tus limitantes económicas y mantente dentro de tus márgenes. De lo contrario, terminarás gastando mucho dinero haciendo tu vídeo y no te quedará nada para difundirlo, ¡y sólo lo verás tú y tus tres amigos! Sería una lástima… ¿no?
  • Inspírate en lo que se hace en todo el mundo, pero no copies nada: marcas de todo el mundo hacen cosas increíbles cada día, tienen ideas efectivas y que tú quisieras haber tenido. No las copies, pero estudialas, comprende como nacieron esas ideas, como construyeron su éxito. Repite la fórmula sin copiar el producto, porque lo que estás buscando es el tuyo propio.
  • Planifica tu producción, no improvises: ningún gran vídeo ha sido fruto del azar. Cada vez que veas un vídeo viral de una marca, ten claro que existe una cuidadosa planificación entre bambalinas. Cuenta con un guión, una idea, una producción… no cometas el error de crear tu contenido basándote sólo en ocurrencias. Sigue los pasos y no te saltes ninguno para crear un contenido de éxito.
  • Diseña tu vídeo desde el punto de vista del usuario, no de la marca: cuidado con el ego del creador. Muchas veces pensamos que lo que a nosotros nos gusta le tiene que gustar a todo el mundo. ¡Error! Crea vídeos que tu audiencia quiera ver, conoce sus pasiones e intereses y construye alrededor de los mismos. Enfócate en hacerles felices a ellos.
  • Planifica con mimo tu estrategia de difusión: ya tienes tu gran vídeo, ha quedado increíble, justo como tú querías. Y ahora, ¿cómo logras que el resto del planeta se entere? Una buena estrategia de difusión es básica para que tu contenido de calidad luzca. Define con inteligencia los puntos de contacto con tu audiencia y sus hábitos de consumo, y lanza tu contenido en los canales adecuados, en el momento adecuado y con el mensaje adecuado.
También puede interesarte...

Posted by jcarlossoto