Repasando blogs esta mañana me encuentro con esta noticia en Marketing Directo.

Se trata de una app, TVfy, que se está haciendo muy popular en Alemania, porque te avisa de cuando termina la pausa publicitaria del canal que estés viendo en televisión, lo que hace más fácil levantarse a preparar un café, ir al baño, o hacer cualquier otra cosa que no sea ver publicidad hasta que comienza de nuevo nuestro programa favorito.

Yo me pregunto, ¿qué pensarán aquellos profesionales del marketing que son fundamentalistas de la televisión?

He tenido la ocasión de trabajar alguna vez con personas dedicadas a la publicidad convencional, con un conocimiento insuperable del consumidor y la marca, pero que cometían el error de querer imponer su criterio en digital aplicando las mismas prácticas que hacen en offline.

Sin embargo, el consumidor hace ya tiempo que ve ciertos tipos de publicidad como un problema a resolver, y no como un elemento de valor. Sí, de vez en cuando sale un spot que a todos nos encanta y del que todo el mundo habla, pero el 90% se ha convertido en morralla a evitar. El hecho de que surjan apps como TVfy solo demuestra que evitar la publicidad es una necesidad para el consumidor medio, y eso es una noticia terrible para nosotros los marketeros. ¡Ojo! No nos engañemos, este problema no es exclusivo del mundo offline, también ha llegado al mundo digital, donde las formas más primitivas de publicidad, los banners, cada vez se encuentran con más plugins Ad-Blockers en los navegadores.

Las nuevas tendencias de 2016, en LATAM y a nivel global, nos hablan de Inbound Marketing, Content Marketing, Marketing Experiencial… herramientas cuyo principal objetivo no es transmitir un mensaje, sino enriquecer al consumidor con una experiencia, un aprendizaje o un contenido. Los marketeros más tradicionales deben darse cuenta de que no se trata de contar su película, sino de que esto será la consecuencia inevitable cuando se ha hecho todo lo demás para el consumidor.

Esta nueva forma de enfocar nuestros esfuerzos de marketing tiene un plus: si nuestro mensaje llega como consecuencia de una gran experiencia con la marca, o de haber disfrutado de un contenido valioso, es mucho más difícil que se olvide, y sin duda el consumidor terminará volviendo a buscar más de lo que nosotros le damos.

Es por tanto nuestra tarea más importante evitar que la publicidad se convierta en un problema para nuestros consumidores. Debemos transformar nuestras formas de comunicar para que sean más humanas y más valiosas, más inclusivas y generadoras de riqueza intelectual, emocional y experiencial, sin importar que marca o producto esté detrás, pues sea quien sea, al final se sabrá.

Posted by jcarlossoto